El niño atento

En su libro “El Niño Atento” Susan Kaiser Greenland, Educadora de Mindfulness, usa la descripción de dos de sus alumnos de secundaria para perfilar que es un “Niño Atento”:

“Después de una sesión de Atención consciente, los alumnos están más descansados, son más positivos y su estrés empieza a desaparecer”.

Si tratáramos de la serenidad, nos resulta más sencillo de entender que para transmitirla es preciso estar sereno previamente.

Las personas se pueden serenar a mí alrededor cuando yo estoy sereno; la infancia es muy sensible a esta poderosa influencia.

Con la Atención ocurre algo similar. Si yo practico y estoy Presente, con Atención Plena, es más sencillo que las personas a las que me dirijo se sientan más escuchadas y por lo tanto más sensibles a entrar también en el campo de ese nivel de Atención.

Desde la práctica de la Plena Atención se pueden dar pautas y entrenar la atención de las personas y si estas son niñas y niños, lo adaptarán más fácilmente.

El Mindfulness y MBSR (programa de reducción de estrés basado en Mindfulness) impulsa, propicia y entrena el arte de Estar Presente, la Atención Plena, que supone una base firme para potenciar la salud en la persona, en las relaciones y en la calidad de vida en general.

El profesorado, las familias y los niños disponen, en el Mindfulness, de una poderosa herramienta para desarrollar la Atención. Una manera concreta y sencilla de dar respuesta al cómo trabajar la atención. Pasar de ¡Tenéis que atender! Sin más, a una metodología perfectamente secuenciada de como entrenar la Atención.

 

Nicolás Zúñiga Herrero
Funcionario de Educación.
Instructor Mindfulness y MBSR.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú
× ¿Necesitas Información?